Mercados
Carteras
Alarmas
1
Favoritos
Foros
4
Usuario
0
Noticias
4
Agenda
4
Tickers
Noticia de IBEX 35

Acciones y sectores más impactados por la subida del IPC

Acciones y sectores más impactados por la subida del IPC
Avatar del usuario
Colaborador Junior
Actualizado:
Imagen Comen
0

Durante el día de ayer se hizo público el dato de la inflación adelantada de diciembre, con un salto interanual del 6,7%. Se esperaba un dato malo, pero no tanto. Cabe destacar que se trata de la cifra más elevada desde marzo de 1992 y supone un incremento de más de un punto respecto al mes anterior (5,5%), por lo que se confirma la tendencia inflacionista iniciada el pasado mes de marzo. Por otra parte, la inflación subyacente, que es el dato sin alimentos no elaborados, ni productos energéticos, ha aumentado cuatro décimas hasta el 2,1%, con lo que se sitúa casi cinco puntos por debajo de la del IPC (Índice de Precios de Consumo) general.


El motivo principal de los datos mencionados sobre el alza de la inflación ha sido, aunque no el único, el incesante encarecimiento de los precios de la electricidad. También influye, aunque en menor medida, el aumento de los precios de la alimentación, así como la mayor actividad del consumo privado y los coletazos del estrangulamiento en la cadena mundial de suministros. Por el contrario, el INE destacó la bajada de los precios de los carburantes y lubricantes para vehículos personales, que se incrementaron el año pasado.


Cabe mencionar que, aunque nuestro país es el último de la cola en lo que respecta al IPC, en todas partes cuecen habas. En el conjunto de la zona euro los precios se mueven en el 5,2% y en el 6,8% en Estados Unidos, mientas que la próxima semana se conocerá una nueva referencia de inflación en la UE y los datos, a priori, tampoco parece que vayan a ser positivos. Desde el Banco Central Europeo se espera ver la tasa por encima del objetivo del 2% durante todo el año que viene e incluso algo más allá, a pesar de que pronostican una disminución gradual tras alcanzar máximos en un par de meses.


En relación al mercado bursátil, durante la sesión de ayer convivió sin grandes problemas después del desesperanzador dato de inflación en España. El índice Ibex35 cerró la última sesión del año en 8.713 puntos, con alza de un 0,46% en el día, del 1,8% en la semana, de todo un 5% en el mes de diciembre y del 8% en el conjunto del ejercicio, pero, ¿cómo puede afectar la gran subida del IPC a la bolsa en el 2022?, ¿cuáles son los sectores más impactados por dichos datos? A continuación, tratamos de resolver todas las dudas.


Primeramente, procedemos a aclarar los conceptos principales. La inflación mide la tasa a la que se debilita el poder adquisitivo del dinero a lo largo del tiempo, teniendo en mente que el dinero actúa como una unidad de cuenta, un instrumento de cambio y una reserva de valor. Como reserva de valor, el poder adquisitivo del dinero depende de los niveles de los precios y, a medida que éstos aumentan, cada unidad de dinero tiene cada vez menos valor.


Si bien es cierto que el dinero no es la única reserva de valor, ya que las personas suelen optar por mantener su riqueza en otros activos como las acciones, los bonos o los bienes inmuebles, dichos activos suelen tener que convertirse en dinero antes de que la riqueza que poseen pueda intercambiarse por otros bienes y servicios.


En teoría, las acciones deberían ofrecer un colchón contra la inflación, ya que una subida de los precios debería corresponder a un aumento de los ingresos nominales y, por tanto, impulsar los precios de las acciones. De todas formas, la relación entre la inflación y las acciones es mucho más enrevesada de lo que pueda parecer y no existe ninguna regla general que pueda aplicarse, por lo que cada acción debería evaluarse en función de sus características propias. Dicho esto, la idea predominante señala que existen ciertas pautas que pueden ayudar a llevar a cabo este análisis.


Desde LUYFRA Capital consideramos que el sector energético, que incluye a las empresas petroleras y de gas, es uno de los sectores que mejor puede adaptarse a la subida del IPC.
Estas empresas superan la inflación en el 71% de las ocasiones y ofrecen una rentabilidad real anual del 9% de media. Los ingresos de los valores energéticos están naturalmente ligados a los precios de la energía, un componente clave de los índices de inflación. Así que, por definición, obtendrán buenos resultados cuando la inflación aumente, como es el caso que vivimos actualmente.


En ocasiones, los costes de las empresas aumentan sin que éstas sean capaces de repercutir enseguida dicho aumento en sus tarifas, lo cual provoca una reducción de sus márgenes. Por otro lado, esto puede verse compensado por una contracción de los márgenes de beneficio debido a un aumento de los costes de los suministros de las empresas. Tal y como hemos mencionado anteriormente, en realidad, el impacto de la inflación sobre los beneficios variará según el sector económico y su capacidad para repercutir el aumento de los costes de los inputs en los consumidores finales. Sin embargo, mientras los costes de sus inputs no aumenten al mismo ritmo que los ingresos, el aumento de los márgenes de beneficio debería traducirse en mayores ganancias nominales.


Respecto a la relación entre la inflación y la inversión en acciones a largo plazo, cabe destacar que dichas inversiones pueden actuar como cobertura ante la inflación en un periodo largo de tiempo. Esto significa que el valor monetario de una cartera de acciones puede apreciarse a lo largo de un periodo inflacionario, por lo que la riqueza real que almacena se mantiene a pesar de la subida de precios. Por ejemplo, en caso de que la inflación se derive de un mayor coste de los insumos, lo que se conoce como inflación de costes, una vez que las empresas hayan tenido suficiente tiempo para adaptarse a las presiones inflacionarias y ajustar sus propios precios, los ingresos aumentarán y podrán reanudarse las tasas normales de beneficio.


En cuanto a la relación entre la inflación y las inversiones en acciones a corto plazo, en cambio, la dinámica es menos favorable y la relación se convierte en una correlación inversa, es decir, a medida que la inflación sube, los precios de las acciones bajan o, al contrario, a medida que la primera baja, los segundos suben. El impacto negativo de la inflación a corto plazo sobre los precios de las acciones se debe a una serie de factores como, por ejemplo, una caída a corto plazo de los ingresos y los beneficios, una desaceleración económica generalizada que dé lugar a un entorno macroeconómico desfavorable, una política monetaria que lleve a unos tipos de interés a corto plazo más elevados y haga que los inversores reemplacen las acciones por bonos de menor valor, o las perspectivas de que unos rendimientos reales más bajos, o incluso negativos, hagan que se reduzca la demanda de la inversión en acciones.


Y es que cabe destacar que, en los entornos inflacionarios, se necesita obtener beneficios más elevados en la cartera de acciones para asegurarse un rendimiento real positivo. Por ejemplo, si se obtiene unos beneficios anuales del 4% en la cartera, el rendimiento real será del 3% si la inflación es del 1%. Sin embargo, si la inflación sube hasta un 5%, se obtiene un rendimiento real negativo.


Por otra parte, en nuestra opinión, si antes no tenía mucho sentido invertir en una acción por sus dividendos, ahora tiene todavía menos, ya que las empresas deben hacer frente a la inflación del coste de las materias primas, a la inflación del coste de su mano de obra (se puede producir un fuerte aumento de los salarios) y a la inflación del coste de su deuda. Si no consiguen repercutir todos estos aumentos en sus precios de venta, sus beneficios se reducen, por lo que les impide aumentar sus dividendos.


Resumiendo, las empresas relacionadas con materiales y energía son las más beneficiadas de los precios más altos de las materias primas. Especialmente, las empresas que tengan como característica principal el poder de fijación de precios por su posición dominante en el sector son las que mejor puede hacer frente a la subida del IPC. Su capacidad para trasladar a los consumidores el incremento de los precios y mantener los márgenes hace que sean los caballos ganadores en este tipo de etapas económicas, ya que las empresas de fijación de precios obtienen resultados durante, aproximadamente, las primeras tres cuartas partes de cada episodio inflacionario. Por último, destacar que, históricamente, el oro ha funcionado como activo refugio contra la pérdida de valor derivada de la inflación, debido a que no hay un solo activo en el mundo con la capacidad que tiene el oro de preservar su valor.




Escriba su mensaje en Acciones y sectores :
Max Caracteres 900
Enviar
El foro no es el sitio para problemas o sugerencias utiliza soporte@pcbolsa.com
Mostrar Mas Mensajes



Sigue los mercados en Tiempo Real
Atención al Cliente: soporte@pcbolsa.com
© Copyright KGS S.L 1.999-2020